Ploota, el collar salvavidas que puede salvarle en caso de ahogamiento

Ploota lleva un sensor integrado que detecta cuando el usuario está sumergido.

Nadar en el mar o en una piscina es sin duda una experiencia formidable, pero sin duda la seguridad es uno de los temas que siempre preocupa al realizar alguna actividad en el agua. Y cuando hablamos de seguridad en el agua, pensamos claro en los salvavidas, ese invento que poco ha cambiado desde su invención hace ya más 200 años. Claro, ahora los hay de colores y diferentes materiales, pero la tecnología sigue siendo la misma. PLOOTA es una empresa que intenta cambiar esto.

Esta empresa ha diseñado un collar del mismo nombre, que se convertirá en un salvavidas una vez detectada una situación de peligro o cuando nosotros se lo indiquemos. El collar, que definitivamente se aprecia más cómodo que un salvavidas común lleva en su interior un sensor que determina cuánto tiempo pasamos bajo el agua. Si este tiempo excede los 30 segundos, desplegará dos bolsas de aire que nos harán subir rapidamente.

Aunque, si el sensor llegase a fallar, tiene incorporado un sistema manual. Por tanto, siempre que nos encontremos ante una situación de peligro, todo lo que deberemos hacer es llevar nuestra mano al cuello y presionar el activador de PLOOTA que despliega las bolsas de aire.

Su diseño ergonómico permite practicar cualquier deporte acuático, incluso surf.

Las muertes por ahogamiento en el agua suponen ya la mitad de las que suceden en carretera; con la diferencia de que mientras las de carretera bajan, los ahogamientos tienden al alza y con la particularidad de que pasamos mucho más tiempo conduciendo que en el agua.

2017 se cerró en España como el año en el que más personas murieron ahogadas.En agosto superaban ya las 375, ocurriendo más de la mitad en playas. La cifra, a nivel mundial, y según datos de la Organización Munidal de la Salud, son 370.000 personas las que se ahogan cada año.

 

 El collar se infla gracias a un cartucho de dióxido de carbono (CO2) rellenable.

Un innovador “chaleco salvavidas” que si bien salva la vida no es un chaleco. Se trata de un collar salvavidas mucho más cómodo, discreto y practicable: el Collar Ploota, un salvavidas, con sensor, que sólo se infla en caso de peligro, cuando detecta una emergencia. Si el usuario lleva sumergido más de 30 segundos, los flotadores integrados se inflan gracias a un cartucho de dióxido de carbono (CO2) rellenable, que lleva instalado y te devuelve a la superficie, en un viaje ascendente rápido. Una especie de airbag para nadadores que puede evitar muchos ahogamientos. Pesa sólo 280 gramos por lo que permite a sus propietarios practicar deportes acuáticos de alta intensidad como surf, vela, ski acuático, buceo, con la máxima protección y sin la incomodidad del clásico chaleco salvavidas a base de espuma ya que es 50 veces más pequeño. Su precio es de 99 euros, lo hay en dos tamaños: para niños y adultos y se puede reservar a través de la web www.ploota.de

 

 

Fuente: tekcrispy  expansion