Los 25 parques nacionales más espectaculares del mundo

25 fotos 

De los lagos de Patagonia al valle de Ordesa, paisajes alucinantes que se pueden visitar y fotografiar

  1. Parque nacional de Iguazú (Argentina y Brasil) 

En Argentina, a las cataratas del Iguazú, frontera natural con Brasil, se las conoce simplemente como “Cataratas”. Son el gran salto de agua por excelencia, 275 saltos en realidad, ubicados en su mayor parte en el lado argentino, aunque desde territorio brasileño se obtienen unas vistas panorámicas espectaculares de la Garganta del Diablo, donde se concentra el mayor caudal de estas cascadas que en 2011 fueron elegidas como una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo. El agua cae desde 80 metros de altura provocando volutas de vapor visibles a kilómetros de distancia.

 

2. Parque nacional Vatnajökull (Islandia) 

El Vatnajökull fue creado en 2008 y engloba otros dos parques, Skaftafell (en la foto) y Jökulsárgljúfur, además del glaciar Vatnajökull y su área circundante. El resultado es el parque nacional más extenso de Europa (ocupa el 12% de la superficie de Islandia), donde los ríos, los glaciares y los volcanes han conformado un territorio de una vastísima biodiversidad que combina extensiones de tierras altas sin habitar, y sin apenas servicios, con tierras bajas donde se concentran varios centros de visitantes y otros recursos turísticos.

 

3. Parque nacional Corcovado (Costa Rica) 

Exótico, exuberante. Son algunos de los calificativos que se ha ganado el parque nacional Corcovado, en la aislada península Osa, al sur de Costa Rica, uno de los más grandes y únicos bosques lluviosos tropicales primarios del mundo, donde operan diversas agencias de ecoturismo. Fue creado para proteger tanta riqueza biológica de los buscadores de oro y las explotaciones forestales, y en sus 13 ecosistemas –manglares, arboledas de palmeras, pantanos– vive el quetzal, el sapo flecha, el cocodrilo, el puma y el jaguar, y cuatro especies de tortugas marinas.

 

4. Parque nacional de Los Glaciares (Argentina) 

El mayor campo de hielo fuera de la Antártida y Groenlandia se encuentra en el parque nacional de Los Glaciares, en la región conocida como Andes Australes, en Argentina, que incluye una enorme porción de la cordillera de los Andes cubierta de nieve al oeste, y la estepa patagónica al este, ocupando casi la mitad de la reserva. En la zona sur se alza su glaciar más renombrado, el Perito Moreno, famoso por su continuo movimiento, con desprendimientos espectaculares de su frente de hielo. Hay dos grandes lagos, el Argentino y el Viedma (en la foto), resultado del deshielo de este ecosistema.

 

5. Parque nacional del Komodo (Indonesia) 

El 6 de marzo de 2017, Google dedicó uno de sus populares ‘doodles’ (diseños especiales de su logo para conmemorar fechas especiales) al 37º aniversario del parque nacional de Komodo, en Indonesia, creado para proteger al singular dragón de Komodo (en la foto) que le da nombre. El ‘doodle’ en cuestión ponía a prueba los conocimientos de los usuarios sobre este lagarto, el de mayor tamaño del planeta, y sobre el propio parque, situado en las tres islas más grandes –Komodo, Padar y Rinca–, y 26 más pequeñas, del archipiélago de la Sonda, de origen volcánico. En 1991 fue declarado patrimonio mundial por la Unesco.

 

6. Parque nacional de los Lagos de Plitvice (Croacia) 

Hay quien conoce al parque nacional de los Lagos de Plitvice, en la región croata de Lika, como el paraíso del agua. Sus 16 lagos a diferentes alturas, conectados por arroyos y cascadas (la mayor de 76 metros de caída) constituyen el corazón visitable de sus casi 30.000 hectáreas dominadas por bosques de hayas, abetos y pinos, hogar del oso pardo europeo, el lobo, el águila, el búho, el lince, el gato montés o el urogallo. La entrada incluye un paseo en barco eléctrico y una visita panorámica en tren.

 

7. Parque nacional Banff (Canadá) 

Picos rocosos, lagos glaciares color turquesa (en la foto, el Moraine), bonitos pueblos de montaña, mucha vida silvestre y multitud de rutas y paseos para explorar tanta biodiversidad: caminatas, ciclismo, esquí, o la posibilidad de acampar en uno de los paisajes montañosos más impresionantes del mundo. Es la oferta del parque nacional Banff, el primero creado en Canadá y, según las autoridades de país, “el buque insignia del sistema de parques nacionales” canadienses. Banff forma parte del gran parque de las Montañas Rocosas de Canadá, declarado patrimonio mundial.

 

8. Parque nacional de Ordesa y Monte Perdido (España) 

El macizo de Monte Perdido (3.355 metros), con las cimas de las Tres Sorores, desde donde la montaña se deja caer hacia los valles de Ordesa, Pineta, Añisclo y Escuaín, domina la orografía del parque nacional de Ordesa y Monte Perdido, en el Pirineo de Huesca. Un paisaje de grandes contrastes que combina la aridez de las zonas altas, donde el agua de lluvia y del deshielo se filtra por la roca desnuda, a los valles alfombrados de prados y bosques, con cascadas, cañones y barrancos. Tambien es patrimonio mundial de la Unesco.

 

9. Parque nacional de Canaima (Venezuela) 

El considerado sexto parque nacional más extenso del mundo es también uno de los más famosos por albergar el mayor salto de agua conocido del planeta, el Salto Ángel (a la izquierda de la imagen), con 979 metros de caída. La enorme columna de agua que brota furiosa desde lo alto del tepuy Auyantepuy (los tepuyes son las características montañas de esta región, con cumbres mesetarias y ecosistemas únicos) y se despeña con un ensordecedor rugido antes de alcanzar el río Churún. Algunas zonas del parque venezolano solo son accesibles por avión o mediante navegación en canoa remontando sus ríos.

 

10. Parque nacional Galápagos (Ecuador) 

A 1.000 kilómetros al oeste de la costa de Ecuador se alzan las Galápagos, grupo de siete islas mayores y 14 menores (en la foto, la de Bartolomé) que en opinión de los expertos es el archipiélago volcánico mejor conservado del mundo. El parque nacional ocupa el 97% de su superficie terrestre. Su especie más representativa es la tortuga gigante, pero su riqueza faunística es enorme y atesora múltiples endemismos: petreles, cormoranes, gavilán de Galápagos, pingüinos, iguanas terrestres y marinas. Existen 17 especies de mamíferos, 152 de aves, 22 de reptiles y cerca de 2.000 de invertebrados.

 

11. Parque nacional Kruger (Sudáfrica) 

El parque Kruger tiene una superficie similar a la provincia de Cáceres y es uno de los destinos icónicos para el turismo de safari de todo el mundo. Una sucesión de ecosistemas divididos en tres grandes regiones, con enormes llanuras, sabana, baobabs, zonas arenosas, matorrales, bosques bajos de acacias. Hábitats en los que viven unas 500 variedades de aves y casi 140 especies de mamíferos, entre ellos los llamados cinco grandes: leones, elefantes, rinocerontes, leopardos y búfalos.

 

12. Parque nacional Gran Paradiso (Italia) 

El turismo más masivo se suele centrar en otros territorios alpinos del norte de Italia, como el lago de Como, pasando por alto en muchas ocasiones los escenarios salvajes de montañas y lagos del parque nacional Gran Paradiso (en la foto, el lago Trebecco, en el valle de Aosta). Tampoco es desconocido (el pico que le da nombre es uno de los cuatromiles más visitados de los Alpes), e invita a contemplar sus impresionantes paisajes, escalarlos en verano y recorrerlos con esquíes en invierno. Desde la cuenca del río Orco hasta los valles de Soana y Cognes, con sus villas de tradicionales casas de piedra.

 

13. Parque nacional de Oulanka (Finlandia) 

Adentrado en tierras laponas, cerca de la frontera con Rusia, se extiende el parque nacional de Oulanka. Recorriendo sus senderos y pasarelas de madera, el viajero podrá ver orquídeas calypso rosas y blancas (iconos del parque), y renos, y llegará a las cataratas más impresionantes de Finlandia. El Karhunkierros (en la foto), que lo atraviesa, es el itinerario de senderismo más popular del país: completar sus 80 kilómetros puede llevar hasta siete días, a través de bosques y ríos, pernoctando gratuitamente en las cabañas de troncos que hay a lo largo del camino. También hay rutas en canoa.

 

14. Parque nacional Torres del Paine (Chile) 

Quienes han visitado el parque nacional Torres del Paine (en la foto), en la región de Magallanes y Antártica chilena, coinciden en destacar la excepcionalidad de su paisaje: macizos majestuosos, lagos color turquesa, icebergs, ríos, bosques de lengas (roble de Tierra del Fuego o roble blanco), pampas vastísimas recorridas por guanacos, ñandúes y pumas. Esta Reserva de la Biosfera de la Unesco recibe tal afluencia de visitantes que es obligatorio reservar para pernoctar en sus campamentos y refugios de montaña.

 

15. Parque nacional de Namib-Naukluft (Namibia) 

Namib-Naukluft, con sus casi 50.000 kilómetros cuadrados, se convirtió en el área protegida más grande de Namibia en 1979. Lo integran una parte del desierto de Namibia, considerado el más antiguo del mundo, con dunas de hasta 300 metros (en la foto); las montañas Naukluft, con picos cercanos a los 2.000 metros de altura; Puerto Sandwich, a unos 45 kilómetros de la bahía de Walvis, rodeada de dunas y con una laguna poco profunda al sur, hogar de flamencos, cormoranes y pelícanos; el salar de Sossusvlei, rodeado por altas dunas de arena roja, y el cañón Sesriem.

 

16. Parque Nacional Kalkalpen (Austria) 

El área forestal más grande de Europa central se alza en Austria bajo el nombre de parque nacional Kalkalpen, con el mayor karst del país. Se sitúa en la región de Pyhm-Eisenwurzen y se extiende hasta las regiones alpinas. Los cañones y manantiales kársticos y los prados alpinos dan refugio a multitud de especies de plantas y animales. Ciervos comunes, venados y gamos, la salamandra alpina, el urogallo o el gallo lira, la trucha del Danubio, aves, mariposas y orquídeas raras. Ofrece actividades de turismo activo

 

17. Parque nacional de Jostedalsbreen (Noruega) 

Uno de los glaciares más grandes Europa, el Jostedalsbreen, constituye el corazón del parque nacional homónimo, el cuarto en extensión de Noruega, donde a pesar de los rigores del clima crecen más de 300 especies de plantas y flores. Mientras, las montañas de Stryn albergan una de las mayores reservas de renos del país nórdico, aunque en estos valles abundan también los lemmings y, en menor medida, lobos, osos pardos y linces. Hay un centro de visitantes en la zona.

 

18. Parque nacional de las Montañas Azules (Australia) 

A menos de dos horas en coche o en tren de Sídney se extiende uno de los parques nacionales más espectaculares de Australia, el de las Montañas Azules. Su nombre deriva de la bruma azulada que envuelve su paisaje, producida por los aceites que los bosques de eucaliptos que lo alfombran liberan en la atmósfera. Cañones, valles profundos, cascadas de agua y la famosa formación rocosa de Las Tres Hermanas (en la imagen), con leyenda incluida: tres hermanas de la tribu katoomba, Wimlah, Meehni y Gunnedoo, convertidas en piedra por enamorarse de quienes no debían.

 

19. Parque nacional del Valle de Jiuzhaigou (China) 

El valle de Jiuzhaigou es un parque nacional, quizás el más reconocido de China, situado en la provincia de Sichuan, al suroeste del país. Un paisaje de ensueño poblado de valles, cascadas, montañas, bosques vírgenes que se doran y enrojecen en otoño, y que se miran en las aguas azules, verdes y turquesas de sus docenas de lagos. Su nombre significa “de las nueve aldeas” y alude a las nueve pueblos tibetanos (siete de ellos aún poblados en la actualidad) que se encuentran dentro de esta reserva de la naturaleza, hogar, también, de unas cien especies de aves y de dos de los mamíferos más amenazados de China: el panda gigante y el mono dorado de nariz chata.

 

20. Parque nacional Göreme (Turquía) 

Cuando vean la típica foto de globos en el cielo de la Capadocia, en Turquía, el paisaje que queda debajo será, probablemente, el del parque nacional de Göreme y Sitios Rupestres de Capadocia, un auténtico museo al aire libre, patrimonio mundial, y el parque menos “natural” de esta fotogalería: una sucesión de valles modelados por la erosión, con chimeneas de hadas, monasterios, viviendas y aldeas trogloditas y subterráneas excavadas en la roca y levantadas a partir de los siglos III y IV. Se puede recorrer a caballo o en rutas de senderismo.

 

21. Parque nacional Serengueti (Tanzania) 

El parque nacional Serengeti, principal atracción turística de Tanzania, es famoso por las migraciones de ñues y por la riqueza de su fauna salvaje, entre la que se encuentran los llamados cinco grandes mamíferos africanos: león, leopardo, rinoceronte negro, elefante, búfalo. En la región del Serengueti, al suroeste de Kenia, paisaje de sabana salpicada por las características acacias, se extiende Masái Mara, una reserva natural nacional que en realidad se puede considerar continuación del parque tanzano; debe su nombre a la tribu masái que la habita y al río Mara, que la cruza.

 

22. Parque nacional de Cairngorms (Escocia) 

Cinco de las seis montañas más altas del Reino Unido se encuentran dentro del parque nacional de Cairngorms, en Escocia, un popular destino de esquí que además ofrece rutas de senderismo, escalada o bicicleta de montaña. Bosques de árboles centenarios, cataratas, lagos como el de Loch an Eilein, perfecto para un picnic (en la foto el An Loch Uaine o Lago Verde), o la única manada de renos en libertad de Gran Bretaña, en Glen More. También una visita a la destilería Glenlivet de Tomintoul, que forma parte de la Ruta del Whisky de Malta.

 

23. Parque nacional de Chitwan (Nepal) 

Las autoridades del parque nacional de Chitwan, en el Terai, a los pies de los Himalayas, en el subtropical sur de Nepal, confiesan que después de tres décadas tienen una “rica experiencia” resolviendo conflictos entre la exuberante naturaleza que protegen y las demandas e intervención del ser humano. La reserva suma 544 especies de aves, 56 de reptiles y anfibios, 126 de peces y 68 de mamíferos. Es especialmente renombrada por su protección de varias especies en peligro extremo de extinción, como el rinoceronte indio (en la foto), el tigre de Bengala o el gavial (un cocodrilo). Por cierto, la palabra chitwan significa “el corazón de la jungla”.

 

24. Parque nacional Fiordland (Nueva Zelanda) 

Situado en la Isla Sur de Nueva Zelanda, en una enorme extensión de costa escarpada, el parque nacional Fiordland es una mezcla magnífica de montañas nevadas, fiordos, lagos, cascadas y exuberantes selvas tropicales llenas de vida. Incluye uno de los puntos más turísticos del país, el fiordo Milford Sound (en la foto): una lengua de agua que se extiende 15 kilómetros tierra adentro desde el mar de Tasmania, flanqueada por picos de más de 1.200 metros de altura. Una red de senderos de 500 kilómetros permite a los visitantes explorar el parque.

 

25. Parque nacional de las Grandes Montañas Humeantes (Estados Unidos) 

Durante 2016, el parque nacional de las Grandes Montañas Humeantes, un inmenso bosque que se extiende entre Carolina del Norte y Tennesse, recibió 11 millones de visitantes, casi el doble que uno de los más populares de Estados Unidos, el del Gran Cañón del Colorado. Este reducto de biodiversidad es hogar de una enorme variedad de animales, desde osos negros (se calcula que hay unos 1.500 ejemplares) a salamandras. Y aún conserva vestigios culturales de los indios apalaches del sur. Es patrimonio mundial de la Unesco.

 

 

 

Fuente: Elpais

También te podría gustar...