Una mujer japonesa, Misao, tomó un gato callejero y lo nombró Fukumaru. Ellos han sido inseparables desde entonces!

Ver más...